Cómo se contagian los piojos

Los piojos son unos diminutos insectos que infestan la cabeza tanto de niños como de adultos para alimentarse de su sangre y así poder seguir reproduciéndose de manera constante. De este modo, si no se eliminan rápidamente, los piojos pueden provocar una infestación capilar llamada pediculosis, la cual produce diversas molestias en la persona que la padece. Sin embargo, aunque es importante saber cómo eliminarlos, a muchos padres les gustaría prevenir el problema, por lo que se preguntan: ¿cómo se contagian los piojos?

Sigue leyendo este artículo donde te explicaremos cómo se produce el contagio de los piojos, cuál es la forma de contagio de las liendres, así como la manera más eficaz de eliminarlos, en el caso de que los hayas detectado en la cabeza de tu hijo.

Así se contagian los piojos comúnmente

La pediculosis suele ser más frecuente en niños de entre 3 y 10 años. Estos diminutos parásitos se caracterizan por reproducirse rápidamente una vez han invadido una cabeza, por lo que es vital eliminarlos cuanto antes. Pero ¿cómo se contagian los piojos?

  • Contacto directo: los piojos se contagian principalmente por el contacto directo de una cabeza con otra.
  • Compartir objetos personales: también pueden propagarse por contacto indirecto con la ropa y otros objetos personales como gorros, cepillos y auriculares de la persona infectada.

Además de estas vías de contagio, existen otros factores que aumentan el riesgo de sufrir esta infestación:

  • Guarderías y colegios: los pequeños que tienen entre 3 y 10 años son más propensos a contagiarse, ya que suelen tener mayor contacto físico entre ellos y suelen compartir sus objetos personales, como los juguetes, ya sea en la guardería o en el colegio.
  • Calor: los piojos suelen vivir en temperaturas bastante cálidas, por lo que son más frecuentes en los meses de verano.

Cómo NO se contagian los piojos

Ya hemos visto cuáles son las diferentes formas con las que se pueden propagar los piojos de una persona a otra. Sin embargo, la presencia de estos parásitos no está relacionada con las siguientes razones:

  • Animales: los animales domésticos, como los perros y los gatos, no transmiten piojos. Esto se debe a que a los humanos nos ataca una especie específica de piojos (el pediculus humanus capitis) y a los animales, como los perros, les atacan otras especies distintas (como la linognathus setosus o la trichodectes canis).
  • Malos hábitos higiénicos: algunas personas creen que el pelo sucio puede aumentar el riesgo de tener piojos. Sin embargo, es todo lo contrario, ya que estos parásitos se sujetan mejor en cabellos limpios que en cueros cabelludos sucios.

Tratamiento antipiojos efectivo en 5 minutos

Como hemos indicado, los piojos son unos insectos que se reproducen rápidamente. De hecho, una hembra puede llegar a poner hasta 10 huevos al día en el cuero cabelludo, por lo que es muy importante que los eliminemos de la cabeza de nuestro hijo en cuanto los detectemos. Sin embargo, debemos evitar el uso de remedios caseros para quitar piojos porque no suelen ser muy efectivos.

Para eliminar definitivamente estos parásitos, es importante utilizar productos especializados como el tratamiento antipiojos FullMarks, una loción inodora y totalmente libre de pesticidas que consigue tanto matar a los piojos vivos como desprender a las liendres sujetadas en el cuero cabelludo en tan solo 5 minutos. Esto se debe a que este producto disuelve la capa lipídica del insecto, causándole deshidratación y finalmente la muerte. No obstante, si la infección es severa, recuerda revisar la cabeza del niño tras 7 días de su uso y volver a utilizarlo en caso de ver algún piojo vivo.

Qué hacer si detectamos piojos

Además de aplicar un tratamiento específico para acabar con los piojos, también es recomendable que sigas estas pautas en el caso de detectar piojos en el cabello de tu hijo:

  • Comprueba las cabezas de familiares y otros adultos cercanos: es recomendable que los adultos más cercanos a él se revisen para ver si la infección se ha propagado.
  • Utiliza una lendrera: este peine está especialmente diseñado para eliminar las liendres, por lo que te ayudará a eliminar todas las que se encuentren pegadas en la cabeza del pequeño. Además, recuerda limpiar este utensilio cada vez que lo utilices.
  • Avisa al colegio: es recomendable que lo comuniques al colegio para que la dirección puede realizar las medidas oportunas y, así, evitar que más niños se contagien de piojos.
  • Lava la ropa y otros objetos personales de tu niño: especialmente objetos como sábanas, toallas, gorros y sombreros, ya que podrían quedarse enganchados algunos piojos y liendres.